domingo, 15 de abril de 2018

III Domingo de Pascua



A lo largo de los  Domingos del Tiempo de Pascua publicaremos algunas fotografías antiguas de diferentes décadas y épocas del Domingo de Resurrección en Guadalcanal. Esta primera instantánea corresponde a los primeros años de la década de los 50 del pasado siglo. La procesión, con la imagen de Cristo Resucitado, transita por la calle Santa Clara. 
Lectura del santo evangelio según san Lucas (24,35-48):

En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan.
Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: «Paz a vosotros.»
Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma.
Él les dijo: «¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.»
Dicho esto, les mostró las manos y los pies.
Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: «¿Tenéis ahí algo que comer?»
Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos.
Y les dijo: «Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse.»
Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras.
Y añadió: «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto.»

Paz y Bien.

lunes, 9 de abril de 2018

Se celebró la Eucaristía de la Octava de Pascua de Resurrección

El pasado sábado, 7 de abril, celebramos una Eucaristía en honor a Cristo Resucitado con motivo de la Pascua de Resurrección. Fue oficiada por D. Juan Ignacio López Serrano, Pbro, párroco de la de Santa María de la Encarnación de Constantina, contando con la presencia de nuestro Seminarista, Francisco y un nutrido grupo de monaguillos de la Parroquia. Nos acompañaron las hermandades, hermanos y fieles de la comunidad parroquial. 

El párroco en su homilía nos habló de la importancia de la Resurrección del Señor siendo el punto más importante dentro de nuestra fe. Así mismo explicó el significado de la Octava de Pascua y la razón de ser de su celebración, continuando su exhortación con valores que trae consigo la Resurrección aplicables a nuestra vida cristiana, como son la paz, la perseverancia, el perdón, la misericordia, la caridad. 

Antes del ofertorio se llevó a cabo el recibimiento a los nuevos hermanos y hermanas que ha solicitado pertenecer a este grupo. Damos gracias al Señor por ello. 

Agradecer al coro sus cantos durante la celebración de la Santa Misa. 

Paz y Bien.








Fotografías: Juan Llano- Juan Cantero.

sábado, 7 de abril de 2018

Hoy, Eucaristía Solemne en honor a Cristo Resucitado

En la tarde de hoy, con motivo de la octava de Pascua, celebraremos la Eucaristía, presidida por Cristo Resucitado y que será oficiada por D. Juan Ignacio López Serrano, Pbro. y párroco de la de Santa María de la Encarnación de Constantina, dando comienzo a las 20.30 horas. 

Para la ocasión se instaló, en la tarde noche de ayer, este altar en el presbiterio de la Parroquia. Nos gustaría agradecer a la Hermandad de Nuestra Señora de Guaditoca, a la Hermandad de la Santa Vera + Cruz y a la Parroquia el préstamo de candeleros, jarras y parte del exorno floral respectivamente así como a nuestros hermanos/as colaboradores que acudieron al montaje. 

En el transcurso de la celebración recibiremos a los nuevos hermanos que han sido dados de alta desde la última Pascua. Os esperamos para celebrar que Cristo ha resucitado. 

Fotografías: Rafael Rius-Juan Cantero.

Paz y Bien.



miércoles, 4 de abril de 2018

Eucaristía en honor al Señor Resucitado




El próximo sábado, 7 de abril, con motivo de la Octava de Pascua celebraremos la Eucaristía en honor a Cristo Resucitado, cuya imagen presidirá el presbiterio de la Parroquia.

En el transcurso de la celebración los hermanos y hermanas dados de alta desde la pasada Pascua hasta nuestros días serán recibidos ante el Señor Resucitado. En estos días recibirán la pertinente citación para invitarlos a dicha celebración.

La Santa Misa dará comienzo a las 20:30 horas y predicará el Rvdo. Sr. D. Juan Ignacio López Serrano, párroco de la de Santa María de la Encarnación de Constantina.

Invitamos a todas las hermandades, grupos parroquiales y por ende, a toda la comunidad parroquial a que compartan con nuestra A.Parroquial la buena nueva de la Resurrección.

¡CRISTO VIVE, ALELUYA, ALELUYA!
Paz y Bien. 

lunes, 2 de abril de 2018

‘ El Señor ha resucitado, Aleluya’, carta pastoral del Arzobispo de Sevilla

Queridos hermanos y hermanas:
Termina la Semana Santa con la solemnidad de la Resurrección del Señor. La Iglesia, que ha estado velando junto al sepulcro de Cristo, proclama jubilosa en la Vigilia Pascual las maravillas que Dios ha obrado a favor de su pueblo desde la creación del mundo y a lo largo de toda la historia de la salvación. Canta, sobre todo, el gran prodigio de la resurrección de Jesucristo, del que las otras maravillas eran sólo pálida figura. Jesucristo, la luz verdadera que alumbra a todo hombre, que pareció oscurecerse en el Calvario, alumbra hoy con nuevo fulgor, disipando las tinieblas del mundo y venciendo a la muerte y al pecado. Jesucristo resucitado, brilla hoy en medio de su Iglesia e ilumina los caminos del mundo y nuestros propios caminos.
La resurrección del Señor es el corazón del cristianismo. Nos lo dice abiertamente San Pablo: “Si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe… somos los más desgraciados de todos los hombres” (1 Cor 15,14-20). La resurrección del Señor es el pilar que sostiene y da sentido a toda la vida de Jesús y a nuestra vida. Ella es el hecho que acredita la encarnación del Hijo de Dios, su muerte redentora, su doctrina y los signos y milagros que la acompañan. La resurrección del Señor es también es el más firme punto de apoyo de la vida y del compromiso de los cristianos, lo que justifica la existencia de la Iglesia, la oración, el culto, la piedad popular, nuestras tradiciones y nuestro esfuerzo por respetar la ley santa de Dios.
Para algunos, la resurrección de Jesús es una quimera, un hecho legendario o simbólico sin consistencia real. No sería otra cosa que la pervivencia del recuerdo y del mensaje del Maestro en la mente y en el corazón de sus discípulos. Gracias a las mujeres, que ven vacío el sepulcro del Señor, y a los numerosos testigos que a lo largo de la Pascua contemplan al Señor resucitado, nosotros sabemos que esto no es verdad. La resurrección del Señor es el núcleo fundamental de la predicación de los Apóstoles. Ellos descubrieron la divinidad de Jesús y creyeron en Él, cuando le vieron resucitado. Hasta entonces se debatían entre brumas e inseguridades.
Ser cristiano consiste precisamente en creer que Jesús murió por nuestros pecados, que Dios lo resucitó para nuestra salvación y que, gracias a ello, también nosotros resucitaremos. Por ello, el Domingo de Pascua es la fiesta primordial de los cristianos, la fiesta de la salvación y el día por antonomasia de la felicidad y la alegría. La resurrección de Jesús es el triunfo de la vida, la gran noticia para toda la humanidad, porque todos estamos llamados a la vida espléndida de la resurrección.
La fe en la resurrección no ocupa hoy el centro de la vida de  muchos cristianos. Precisamente por ello, nuestro mundo es tan pobre en esperanza. Lo revelan cada día no pocas noticias dramáticas. La resurrección del Señor, sin embargo, alimenta nuestra esperanza. Gracias a su misterio pascual, el Señor nos ha abierto las puertas del cielo y prepara nuestra glorificación. Los cristianos esperamos “unos cielos nuevos y una tierra nueva”, en los que el Señor “enjugará las lágrimas de todos los ojos, donde no habrá ya muerte ni llanto, ni gritos, ni fatiga, porque el mundo viejo habrá pasado” (Apoc 21,4).
sta esperanza debe iluminar todas las dimensiones y acontecimientos de nuestra vida. Para bien orientarla, tenemos que aceptar esta verdad fundamental: un día resucitaremos, lo que quiere decir que ya desde ahora debemos vivir la vida propia de los resucitados, es decir, una vida alejada del pecado, del egoísmo, de la impureza y de la mentira; una vida pacífica, honrada, austera, fraterna, cimentada en la verdad, la justicia, la misericordia, el perdón, la generosidad y el amor a nuestros hermanos; una vida, por fin, sinceramente piadosa, alimentada en la oración y en la recepción de los sacramentos.
La resurrección del Señor debe reanimar nuestra esperanza debilitada y nuestra confianza vacilante. Esta verdad original del cristianismo debe ser para todos los cristianos manantial de alegría y de gozo, porque el Señor vive y nos da la vida. Gracias a su resurrección, sigue siendo el Enmanuel, el Dios con nosotros, que tutela y acompaña a su Iglesia “todos los día hasta la consumación del mundo”. Desde esta certeza, felicito a todas las comunidades de la Archidiócesis. Que el anuncio de la resurrección de Jesucristo os anime a vivir con hondura vuestra vocación cristiana. Así se lo pido a la Santísima Virgen,  que hoy más que nunca es la Virgen de la Alegría. Que ella nos haga experimentar a lo largo de la Pascua y de toda nuestra vida la alegría y la esperanza por el destino feliz que nos aguarda gracias a la resurrección de su Hijo.
Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición. Feliz Pascua de Resurrección.

+ Juan José Asenjo Pelegrina
Arzobispo de Sevilla

domingo, 1 de abril de 2018

Datos de interés. DOMINGO DE RESURRECCIÓN 2018


DENOMINACIÓN: A. Parroquial de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y Santa María Magdalena. “La Resurrección”.

PARROQUIA: Santa María de la Asunción.

FUNDACIÓN: 22 de Enero del año 2003.

IMÁGENES: Dos. Jesús Resucitado obra del Imaginero Juan Manuel Martín García. (2009). Santa María Magdalena del mismo autor (2006).

ICONOGRAFÍA: Cristo Resucitado se presenta triunfante ante Santa María Magdalena según el Evangelio de San Juan 20, 11-18

PRESIDENTE: Rvdo. D. Genaro Escudero Ojeda Pbro.

HERMANO MAYOR: Juan Cantero Gordón.

NÚMERO DE HERMANOS: 217

NÚMERO DE NAZARENOS: No lleva. Cortejo de cirios compuesto por  de hermanos y hermanas acompañan a Cristo Resucitado

CAPATACES: Juan Cantero Gordón, Alberto Burgos Fornelio y Enrique Llanos Barragán

NÚMERO DE COSTALEROS: 50 Hermanos costaleros conforman la cuadrilla de Paso de la Resurrección.

EXORNO FLORAL: Clavel blanco y astromelias 

MÚSICA: Banda de Cornetas y Tambores “Cristo del Amor” de Guadalcanal.

CULTOS: Participación en la Vigilia Pascual organizada por la Parroquia. En la Pascua, Misa solemne al Señor Resucitado. Procesión con Cristo Resucitado.  

CUENTAS OFICIALES EN REDES SOCIALES:
Blog “La Resurrección”: resurreccion-guadalcanal.blogspot.com.es
Cuenta de Twitter: @ResucitadoGuada
Página en Facebook: www.facebook.com/resurreccionguada
Cuenta Instagram: resurreccionguadalcanal
Canal Telegram: https://t.me/resurreccionguadalcanal



ITINERARIO: SALIDA (12:30 horas)- PLAZA DE ESPAÑA-MUÑOZ TORRADO-MESONES-MILAGROS-ANDRÉS MIRÓN-COSTALEROS-ANTONIO MACHADO-NUESTRA SEÑORA DE GUADITOCA-PLAZA CRISTO DE LAS AGUAS-SAN SEBASTIÁN- SANTIAGO-ANTONIO PORRAS-MESONES-MUÑOZ TORRADO-PLAZA DE ESPAÑA- ENTRADA (15:45 horas aprox.)

sábado, 31 de marzo de 2018

Se acerca el Domingo de Resurrección

Hermanos/as;

Todo está dispuesto para celebrar la Resurrección de Cristo y dar testimonio de fe por las calles de Guadalcanal en la mañana del Domingo. Agradecer a todos los hermanos, junta y demás colaboradores la ayuda prestada para que todo esta a punto de cara a la procesión. Dios os lo premie.


Fotografía: Jesús Romero Gordón.

jueves, 29 de marzo de 2018

Jueves Santo, institución de la Eucaristía, día del amor fraterno

Lectura del santo evangelio según san Juan (13,1-15)
Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Estaban cenando, ya el diablo le había metido en la cabeza a Judas Iscariote, el de Simón, que lo entregara, y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándoselos con la toalla que se había ceñido.
Llegó a Simón Pedro, y éste le dijo: «Señor, ¿lavarme los pies tú a mí?»
Jesús le replicó: «Lo que yo hago tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde.»
Pedro le dijo: «No me lavarás los pies jamás.»
Jesús le contestó: «Si no te lavo, no tienes nada que ver conmigo.»
Simón Pedro le dijo: «Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza.»
Jesús le dijo: «Uno que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. También vosotros estáis limpios, aunque no todos.»
Porque sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: «No todos estáis limpios.» Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo: «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis “el Maestro” y “el Señor”, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis.»

Paz y Bien.

viernes, 23 de marzo de 2018

El Señor Resucitado y Santa María Magdalena dispuestos para el Domingo de Resurrección

En la tarde de hoy, Viernes de Dolores, las hermanas camareras han ataviado al Señor Resucitado y Santa María Magdalena para la Semana Santa y la Salida Procesional del próximo Domingo de Resurrección a la espera de ser entronizados en el paso procesional. 

El Resucitado porta la túnica blanca de salida, cíngulo dorado y mantolín de damasco beige y juego de potencias de la capilla.

 Por su parte, Santa María Magdalena ha sido revestida con el terno de terciopelo azul noche, tocado de encajes, mantolín de damasco beige, fajín de hebrea y cotilla bordada en oro por el Taller de Bordados Monforte. Agradecer la labor de nuestras camareras. Que Dios os lo premie. 

Paz y Bien.



Viernes de Dolores

Lectura del santo evangelio según san Juan (10,31-42):
En aquel tiempo, los judíos agarraron piedras para apedrear a Jesús.
Elles replicó: «Os he hecho ver muchas obras buenas por encargo de mi Padre: ¿por cuál de ellas me apedreáis?».
Los judíos le contestaron: «No te apedreamos por una obra buena, sino por una blasfemia: porque tú, siendo un hombre, te haces Dios».
Jesús les replicó: «¿No está escrito en vuestra ley: “Yo os digo: sois dioses”? Si la Escritura llama dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios, y no puede fallar la Escritura, a quien el Padre consagró y envió al mundo, ¿decís vosotros: “¡Blasfemas!” Porque he dicho: “Soy Hijo de Dios”? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis, pero si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que comprendáis y sepáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre».
Intentaron de nuevo detenerlo, pero se les escabulló de las manos. Se marchó de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde antes había bautizado Juan, y se quedó allí.
Muchos acudieron a él y decían:«Juan no hizo ningún signo; pero todo lo que Juan dijo de este era verdad».
Y muchos creyeron en él allí.